VOSSELER ABOGADOS

Derecho mercantil

Vosseler abogados, letrados especializados en derecho mercantil.

A pesar de que la necesidad de intercambiar productos con nuestros semejantes para satisfacer todo tipo de necesidades es tan antigua como el establecimiento de las primeras sociedades humanas, el derecho comercial, como disciplina autónoma, aparece recién en la edad media. Fruto de la progresiva internacionalización de los negocios y el requisito de los poderes públicos de ofrecer un marco de protección de los consumidores, persigue el mantenimiento de la estabilidad económica y financiera, valiéndose para ello de la articulación del conjunto de normas aplicables al ejercicio del comercio.

Abogados derecho mercantil

Hoy en día, la actividad y las operaciones comerciales llevadas a cabo por los distintos operadores son un factor importante en el desarrollo y crecimiento económico de una sociedad. En ese bullicioso contexto global es común que surjan fricciones o desavenencias entre los diversos agentes que intervienen en operaciones de diversa índole. Debido a que en el derecho mercantil se engloban infinidad de aspectos, como los relativos a las sociedades en sí, los contratos, las patentes y marcas, y otros elementos que tienen que ver con el comercio, es necesario contar con la ayuda de expertos que sepan desenvolverse allí de la mejor forma posible. Vosseler Abogados cuenta con letrados especializados que te podrán asesorar en todo lo relativo al ámbito mercantil para la defensa óptima de tus intereses y los de tu empresa.

Áreas
  • Contratos
  • Sociedades
  • Patentes y marcas
  • Concursos
Preguntas frecuentes sobre derecho mercantil

¿Qué es el derecho mercantil?

El derecho mercantil, también conocido como derecho comercial o del comercio, es la rama del derecho que se encarga de regular todos los actos relacionados con el comercio. 

Todas las actividades que supongan un intercambio de bienes o servicios para obtener un beneficio económico, se encuentran reguladas dentro de esta rama del derecho privado. 

El Derecho Mercantil se encarga, por ejemplo, de regular los contratos mercantiles, regular el derecho de la competencia y la competencia desleal, de la contratación de seguros o de establecer los derechos y deberes de los empresarios.

¿Cuáles son las principales características del derecho mercantil?

El derecho mercantil cuenta con una serie de características que lo definen y distinguen. 

  • Es un derecho profesional. Ya que atañe específicamente al oficio de un sector profesional, tanto el comercial como el empresarial. 
  • Es consuetudinario. Esto quiere decir que está basado en las tradiciones comerciales de los diferentes países. 
  • Es individualista, lo que significa que no atañe a las transacciones en las que intervienen los poderes públicos. Está centrado únicamente en el derecho privado. 
  • Es progresivo y cambiante, ya que se adapta y se actualiza en función de las condiciones del ejercicio comercial. 
  • Es global, lo que quiere decir que no solamente se encarga de regular las relaciones comerciales que se llevan a cabo dentro del propio país, sino también las transacciones comerciales que tienen lugar entre particulares o empresas a nivel internacional. 

¿Qué es una marca?

La marca es un signo mediante el que podemos distinguir o diferenciar unos productos o servicios de otros. Este puede ser un nombre, un término o, incluso, un diseño asociado. 

El objetivo de una marca es que el mercado, entendido como el conjunto de los consumidores, sepa distinguir el producto o servicio de una empresa frente a otros similares.

¿Por qué es recomendable registrar una marca y qué importancia tiene?

Como hemos dicho en la pregunta anterior, una marca es el signo distintivo de un producto frente a otro similar. Lo que hace que el comprador distinga un fabricante o comerciante de otro que ofrezca el mismo servicio. 

Una marca es similar al rostro de una persona, que la distingue del resto de personas que se encuentran a su alrededor y hacen que resulte reconocible por quienes la conocen. 

Para evitar que una marca sea duplicada o copiada para aprovechar los beneficios que genera, es necesario registrarla. 

De esta manera, se evitan duplicaciones y la marca no es falsificada por otros.

¿Qué es una patente?

Una patente es un título que se otorga a una persona o a una empresa y que le da el derecho exclusivo a fabricar, explotar y vender un determinado producto o servicio. 

Cuando una empresa o una persona particular tiene los derechos de un producto mediante una patente, es su “dueña”. 

Por lo tanto, nadie podrá copiar, fabricar o vender los productos que estén bajo esa patente. O, al menos, nadie podrá hacerlo sin su autorización. 

En España, las patentes, por norma general, tienen una duración de 20 años desde el momento en que se presenta la solicitud. Y, si la persona o la empresa que la tiene, quiere mantenerla, debe pagar cada año una tasa para que continúe en vigor.

Cuando el titular no quiere explotar su patente, puede decidir si venderla a otros para que la exploten o ceder sus derechos a otro titular. 

Las patentes se pueden diferenciar según su objeto en patentes de producto o patentes de procedimiento. 

  • Las patentes de producto son aquellas en las que se confieren derechos sobre el resultado final, es decir, el producto. 
  • Las patentes de procedimiento no amparan el producto final, sino el proceso de fabricación por el cual se lleva a cabo el producto. 

¿Qué derechos confiere una patente?

Las patentes tienen una serie de particularidades que es necesario conocer para, además, saber cuáles son los derechos que confiere tenerlas. 

En primer lugar, una patente le confiere al titular el derecho exclusivo sobre una invención o producto. Por lo tanto, evita que ocurra un plagio y dificulta que los competidores fabriquen el mismo producto con las mismas características. 

Las patentes ofrecen este derecho durante un plazo de 20 años y sus derechos exclusivos solamente tienen validez dentro del país o región donde se ha concedido. 

Los titulares de las patentes no solamente adquieren derechos mediante la formalización de esta. También, adquieren la obligación de divulgar o hacer accesible al público la invención. 

En caso de que no puedan cumplir con esta obligación, o no deseen hacerlo, deberán vender o ceder los derechos de la patente a otro titular.

¿Qué es un contrato mercantil?

El contrato mercantil define el acuerdo entre dos partes que van a intercambiar un servicio durante un tiempo determinado.

Se trata de un acuerdo mutuo y voluntario, que se expresa de manera escrita o verbal y en la que la parte contratante se compromete a pagar a la otra parte por lo servicios prestados. 

Podría parecer un contrato laboral. Sin embargo, en este caso, el trabajador es independiente, mientras que en el caso del contrato laboral, el trabajador depende del empleador. 

¿Qué características deben tener los contratos mercantiles?

Los contratos mercantiles son, como hemos visto, un contrato en el que las dos partes acuerdan los términos en relación a un servicio. 

Pero, para que un contrato mercantil tenga validez, independientemente de que se celebre de manera escrita o verbal, es necesario que cumpla con algunas características o condiciones, que resultan fundamentales. 

Estas son las siguientes: 

  • Ambas partes deben expresar su consentimiento en el contrato. 
  • Las partes contratantes deben tener capacidad legal. De esta manera, ejercerán por sí mismas sus derechos. Por ese motivo, un menor de edad sin el consentimiento de su titular adulto, no podrá firmar un contrato mercantil de manera legal. 
  • El objeto o servicio que se va a intercambiar en dicho contrato mercantil, debe ser totalmente lícito. Por lo tanto, no será válido un contrato mercantil cuyo objeto quebrante las leyes vigentes. 

¿Qué elementos deben tener los contratos mercantiles en España?

Hay una serie de elementos que no deben faltar en ningún contrato mercantil que se celebre en España. Y estos elementos, contenidos y cláusulas son los siguientes: 

  • Identificación. Ambas partes que forman el contrato deben estar identificadas en él. Para ello, deben aparecer en el contrato los datos completos de ambos, con el NIF y el domicilio de las empresas y representantes. 
  • En el contrato deben estar estipuladas las obligaciones a las que se comprometen ambas partes. Además, deben aparecer todas las condiciones en las que se comprometen a cumplir dichas obligaciones. 
  • El objeto del contrato, por supuesto, es otro de los elementos que debe aparecer. Es decir, la razón, motivo, cosa o servicio por el cual se está firmando dicho contrato. 
  • La duración del contrato, es decir, la fecha de inicio y de finalización de vigencia del contrato. 
  • La forma de pago, es decir, el precio del servicio que se está estipulando en el contrato, así como también la manera en la que se abonará, los plazos y si incluye, o no, los impuestos correspondientes. 
  • La jornada de trabajo o, en su caso, la aclaración de que la empresa tiene libertad de horario para realizar el servicio. 

¿Cuáles son los tipos de contrato mercantil más frecuentes?

Existen muchos tipos diferentes de contratos mercantiles (al igual que ocurre con los contratos laborales). Algunos de los más usuales son:

  • Contratos de cambio. Su característica principal es que se intercambia un bien por otro, o por la prestación de un servicio. 
  • Contratos de colaboración. En este caso, una parte realiza una actividad para la otra para conseguir un resultado concreto. 

Existen otros muchos tipos de contratos mercantiles, como los contratos de seguro, de conservación o custodia, de garantía, de préstamo y crédito, etc. 

¿Cuál es la diferencia entre un contrato laboral y uno mercantil?

La diferencia principal entre un contrato laboral y uno mercantil es la relación que existe entre ambas partes. 

En un contrato laboral, una empresa o trabajador autónomo contrata a un empleado para que realice una serie de servicios a cambio de una prestación económica. La parte que lleva a cabo el servicio está sujeta a la otra, siendo un trabajador por cuenta ajena. 

En el contrato mercantil, una parte contrata a otra para realizar un servicio, pero quien lo realiza no está sujeto laboralmente a quien contrata. En este caso, quien ofrece el servicio es independiente. En caso de que sea un trabajador, es autónomo (trabaja por cuenta propia). 

¿Qué es una sociedad mercantil?

Una sociedad mercantil es un contrato mediante el que dos o más personas se ponen de acuerdo para ser socios, obligándose a poner en común dinero, industria o bienes y repartirse las ganancias. 

Una sociedad mercantil es lo que, por norma general, se conoce como “empresa”. Y existen diferentes tipos, entre los que destacan: 

  • Sociedad de Responsabilidad Limitada. En ella, los socios responden con su aportación de capital a la empresa, no con su patrimonio personal como ocurriría en el caso de los trabajadores autónomos. Son las conocidas como S.L.  
  • Sociedad Anónima. Está dividida en acciones que se pueden intercambiar. Conocida como S.A. 

Existen otros tipos de sociedades mercantiles, como las sociedades colectivas o las sociedades comanditarias. 

VOSSELER ABOGADOS

DERECHO MERCANTIL

Contacta con nosotros

Acepto la política de privacidad