¿Quién se queda la mascota en caso de divorcio o separación?

Por 14 septiembre, 2020 Derecho de Familia

Cuando estamos ante un caso de divorcio o separación, es muy frecuente que haya disputas sobre la custodia de los hijos. Obviamente, cada uno de los padres quiere estar con sus hijos, y esto suele ser motivo de pleito.

Sin embargo, cada vez más, se está viendo esta misma situación con las mascotas. Por eso, muchas personas se preguntan quién se queda con las mascotas cuando ocurre un divorcio o separación.

En este artículo, vamos a analizar qué ocurre cuando una pareja se divorcia y, con o sin hijos, ambos quieren la custodia de sus perros o gatos.

Mutuo acuerdo

Del mismo modo que ocurre con los hijos, los cónyuges pueden llegar a un acuerdo en el que definen quién será el responsable de quedarse al animal. Es posible que definan un tiempo para cada uno, o que prefieran que uno de los dos se quede con la mascota todo el tiempo.

Sin embargo, no siempre es posible llegar a un acuerdo, y es ahí cuando empieza la “lucha” por quién se quedará con el animal. Pero antes de continuar debemos tener en cuenta que los animales de compañía, según el artículo 333 del Código Civil son considerados “bienes”.

Por lo tanto, no cuentan con derechos ni responsabilidades, como podría ser el caso de una persona; por ejemplo, un hijo del matrimonio.

En juicio: custodia compartida o única

Cuando el matrimonio no se pone de acuerdo con quién se quedará con el animal, este será uno de los elementos que se estudiará en el juicio del divorcio.

En este caso, de un modo similar al que ocurre con los hijos, se puede establecer una custodia compartida, o única.

La custodia compartida establece a cada uno de los dueños del perro como poseedores del animal, estableciendo un régimen de visitas para el otro miembro.

En el caso de que se establezca una custodia única, el poseedor del animal será el único que dispondrá de él, siendo su único dueño. En este caso, este cónyuge deberá abonar una indemnización por pérdida o daño del animal al otro que pierde a su mascota.

Generalmente, en los casos en que también se está disputando una custodia de hijos, el animal se suele quedar en el mismo hogar donde habita el infante. De esta manera, el niño sufre lo menos posible y se evitan traumas, al continuar teniendo a su mascota en casa.

¿Y si ocurre abandono o maltrato?

Lamentablemente, no siempre el dueño del animal es una persona responsable. Por eso, algunas veces se han dado casos de abandono o maltrato del animal una vez que se obtiene la custodia.

En ese caso, el otro dueño puede realizar una denuncia si tiene constancia de que el abandono o maltrato se ha realizado. Un abogado especialista en derecho matrimonial, como los que encuentras en Vosseler, puede ser de gran ayuda en este caso.

Para denunciar el maltrato o abandono del animal, será necesario especificar quién es el sancionado, además de que deben existir testigos que ratifiquen la información.

Si necesitas ayuda durante el proceso de separación o divorcio, tanto para redactar los documentos del mutuo acuerdo como para ir a juicio por la custodia de tu mascota, cuenta con nosotros.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies