«No puedo devolver un préstamo. ¿Qué hago?»

No puedo devolver un préstamo

Desde que se conformaran las primeras civilizaciones, el ser humano ha comerciado, ya fuera con bienes o con moneda, y, por ende, se han producido transacciones en las que la institución del préstamo ha estado muy presente. Ni que decir tiene que hoy en día los préstamos son indispensables para el buen funcionamiento de cualquier economía, pues de él, y de sus características, dependen personas, empresas y, por supuesto, Estados.

Sin embargo, son muchas las personas (o empresas) que en algún momento de su vida y debido a determinadas circunstancias no han podido hacer frente al pago de la cuota del préstamo que habían pedido a una entidad financiera. Veremos en el artículo de hoy qué ocurre en este caso y qué medidas podemos tomar para hacer frente a una situación en la que, a todas luces, nadie querría verse expuesto.

Como cualquier buen abogado te recomendaría, lo que nunca se debe hacer ante una situación de este tipo es eludirla. Es decir, aunque se mire para otro lado y no se haga frente al asunto, el problema seguirá estando ahí, y, lo que es peor, se agravará a medida que vaya pasando el tiempo (y las cuotas sin pagar) en detrimento de tu economía, presente y, sobre todo, futura. Lo primero que debe hacerse en el caso que no se pueda hacer efectivo el pago de la cuota del préstamo, es, sin dudarlo, acudir a la entidad bancaria en la que se ha contratado e intentar llegar a un acuerdo de la nueva política de pagos que uno pueda asumir, en el que las dos partes queden suficientemente satisfechas. Muy posiblemente, esta vía conseguirá que la cosa no vaya a más, es decir, que no llegue a los juzgados. Sin embargo, muy lejos de lo que la mayoría de las personas piensan, que esta vía no sea la judicial no significa que no resulte muy recomendable contratar los servicios de un abogado, pues sin duda esto ayudará en gran medida que se pueda no solo llegar al acuerdo, sino que este sea lo más favorable al cliente del letrado.

Sin embargo, por un sinfín de circunstancias que es imposible detallar aquí por falta de espacio, es posible que no se pueda alcanzar un acuerdo, y por lo tanto se deba recurrir a los tribunales. De ser esta la situación, la contratación de un abogado será imprescindible.

En Vosseler Abogados, contamos con los profesionales que garantizarán que, si este es tu caso, cuentes con el mejor consejo posible para poder lograr tus objetivos. No dudes en consultarnos sobre este y cualquier otro asunto que te inquiete.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies